Posts Slider
  • ¿Por qué es tan cara la tinta de las impresoras?

    ¿Por qué es tan cara la tinta de las impresoras?

  • Cartuchos de tinta para impresoras

    Tipos de cartuchos para tu impresora de tinta

  • Coffee, clean notebook and lavender flower on white table from above. Woman working desk. Cozy breakfast. Mockup. Flat lay style.

    Agendas personalizadas: lo mejor para publicitar tú empresa

915 08 32 61 915 08 32 61


¿Por qué es tan cara la tinta de las impresoras?

¿Por qué es tan cara la tinta de las impresoras?
por

Si preguntáramos uno por uno a cada uno de nuestros amigos y familiares cuál es el líquido que supera en precio por litro al mejor vino, aceite o perfume del mundo, estamos seguros de que no más del 1% sabría la respuesta correcta. Muchos lo llaman el oro negro; otros van más allá y verbalizan esa exclusividad con la expresión ‘sangre de unicornio’.

Llegados a este punto, ya solo nos queda decir que sí, que tal y como reza el titular de este post hablamos, nada más y nada menos, que de tinta de impresora, de simple -aparentemente- tinta de impresora.

Cerramos boca, borramos la incredulidad de nuestra cara y pasamos a argumentaros las razones del altísimo valor de este líquido.

I+D

El precio de un litro de tinta de impresora baila entre los 1.800 y los 3.300 euros, dependiendo del color (amarillo y azul son los más caros) o el fabricante. La principal razón que dan las marcas para justificar el pecio de este artículo de lujo es el ingente trabajo de investigación y desarrollo que lleva consigo el diseño de un simple cartucho (acumula el 70% del sistema de la mecánica de la impresora). Uno de los principales proveedores del mundo afirma que tras una nueva fórmula de tinta se esconde el trabajo de cientos de investigadores; millones de euros en inversión; de 3 a 4 años de desarrollo y cerca de un millar de prototipos, hasta que se encuentra el producto perfecto para comercializar. El resultado: un líquido que puede aguantar temperaturas de hasta 300 ºC (a la que se evapora); gotas microscópicas de tinta que viajan a 50 kilómetros por hora y alcanzan las 36.000 por segundo durante la impresión, impulsado por un sofisticado circuito cerrado. Tecnología punta.

Fiabilidad

Un fallo en el cartucho provoca un gasto adicional, pérdida de tiempo y, en algunas ocasiones, daños a la impresora. Cuando pagamos más por un cartucho original, no solo lo estamos haciendo por la tinta, también estamos sufragando la fiabilidad de la tecnología de la estructura que la protege. Para hacernos una idea del nivel de precisión que debe atesorar este consumible, solo deciros que un cartucho contiene 500 boquillas de tinta, y cada una de ellas tiene ¡¡el grosor de un tercio de un pelo humano!! Cualquier roce puede provocar el error. A pesar de esa aparente fragilidad, un estudio de Buyers Laboratory Inc. afirma que un cartucho original solo falla durante el uso en el 1% de las ocasiones; en el no original eleva la tasa de error hasta casi el 50%, mientras que 1 de cada 7 falla al desempaquetarlos o al instalarlo.

Calidad y volumen de impresión

Hace unos años podíamos observar claramente esos puntitos tan molestos en nuestras fotografías impresas en casa. Aquello es historia, las nuevas tintas muestran un aspecto más homogéneo; la tecnología evoluciona y permite acercarnos a un resultado profesional también en casa. Y es que tanto la calidad en la ejecución como el volumen de impresión son otros extras que tenemos que sumar a la cuenta final. Muchos usuarios optan por reducir costes en el apartado de consumibles ante la gran oferta actual: cartuchos recargables, ‘marca blanca’… Pero no tienen en cuenta lo gastos ocultos de ese ahorro; imprevistos (más papel, más cartuchos) derivados de las limitaciones de estos productos de ‘serie B’.

Un estudio de Quality Logic sobre las prestaciones de una tinta original, destaca que en volumen de impresión ésta ofrece un 34% más que una no original (Buyers Laboratory lo eleva incluso hasta el 54%). En cuanto al acabado: la tinta original certifica el 97% de los documentos; una que no lo sea, puede ascender el tanto por ciento de sus trabajos defectuosos hasta el 40%. Además, la perdurabilidad en el tiempo es otro plus: las imágenes impresas con tintas originales duran hasta 50 veces más.

Patentes

Algunas marcas llegan a registrar hasta 5.000 patentes al año. Cada nueva fórmula de tinta es un tesoro que conviene guardar a buen recaudo. Estas gestiones exigen una alta inversión a los fabricantes; una que, sin duda, engorda el valor a este valioso líquido.

Y recuerda, en Lagom disponemos de un amplio catálogo de cartuchos de tinta originales y compatibles con diferentes marcas y modelos a precios muy competitivos. Accede a nuestra sección de  material de oficina  y descúbrelos.  Clic aquí.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *